EPIFANIO OSORO IKOBALTZETA nació en Durango en 1913, donde vivió en Artekale.


Cuando tenía 19 años, el año 1932, fue detenido en Durango junto a varios compañeros, con la acusación de participar en reuniones de un grupo anarquista y de repartir propaganda del mismo signo, tal como reza un escrito del Alcalde de Durango de la época. Epifanío Osoro y sus compañeros fueros cruelmente torturados. Junto a él fueron detenidos y torturados, entre otros, Mauricio Aizpurua, Jose Maria Larrinaga, Nicolas Barreña, Isidro Etxaburu, Francisco Raposo, Juan Ibarra y Balbino Morado. El juez los exculpó (06-09-1933), pero a partir de ese momento la vida de Epifanío no conoció muchos momentos de tranquilidad.


Desde muy joven militó en el movimiento anarquista de Durango. Fue detenido en varias ocasiones por causas políticas relacionadas con esta ideología. Se negó a realizar el servicio militar y no acudió al reclutamiento pertinente, por lo que también fue perseguido.


En 1936, cuando se proclamó la República, se encontraba preso, supuestamente por delitos comunes, y cuando se produjo el alzamiento fascista estaba preso en la prisión de Ezkamendi de Iruñea, junto a otros militantes anarquistas.
Al parecer, ya en julio participó en un intento de huida, pero fracasaron. Por eso, por su ideología y por la crueldad de sus asesinos fue fusilado el 1 de noviembre de 1936 en Ezkabamendi, sin que se hubiese celebrado ningún juicio.


Epifanío Osoro fue amigo de mi padre y de mis tíos, especialmente de nuestro tío Nicolás, hecho desaparecer en 1937. Desde mi juventud, Epi ha estado presente en mi vida en los relatos de mi padre y mis tíos.


Recuerdo la primera vez que escuché hablar de Epi. Con 11 años mi padre me llevó a Iruñea y cuando estábamos llegando señaló Ezkabamendi y me dijo que allí habían asesinado a un amigo suyo y de sus hermanos, a un luchador por la libertad. Desde entonces Epi ha estado presente en mi vida en diferentes relatos, y siempre me han pedido que lo recuerde. Mi padre solía decir que Epi fue el primer insumiso de Durango, ya que se negó a hacer el servicio militar.

En recuerdo de Epifanío Osoro Ikobaltzeta durangués revolucionario fusilado por los fascistas a los 23 años.



Texto: Andoni Barreña