JESUSA era de Arkotxe (Amorebieta Etxano). Casada con Santos Agorria Zorrozua vivieron en el caserío Salabarri de Durango para trasladarse, después, a Madalena. El matrimonio tuvo dos hijos.

Cuando, después del bombardeo evacuaron Durango, Jesusa llegó a Karrantza con su familia. Mientras tanto, su marido Santos combatía con el Batallón Ibaizabal. Fue en Karrantza donde lo vio por última vez, ya que Santos falleció en Virgen de la Peña (Cantabria) el 5 de agosto de 1937. De todos modos, Jesusa no supo de ello por aquel entonces y tampoco quiso hacerse a la idea de que su marido hubiera fallecido. No fue hasta 1945 que le hicieron el funeral a Santos Agorria. Pasarían otros 35 años para recibir un documento en el que se certificaba su defunción.

Cuando Bizkaia quedó en manos de los fascistas Jesusa volvió a Arkotxe, al caserío paterno, con sus hijos. De entonces en adelante, la vida de Jesusa fue una lucha contínua para sacar adelante su familia. Trabajó tanto en el caserío como fuera, en una fábrica.

Aún hoy se desconoce el paradero del cuerpo de Santos Agorria Zorrozua.