NICASIO ESTANKONA era un emprendedor. Desde joven demostró su destreza para la mecánica, una destreza que años más tarde lo llevaría a fundar conjuntamente la empresa Hermanos Estancona y Leaniz.

La guerra se encargó de truncar muchos de los sueños de Nicasio Estancona. Con parte de la familia en el exilio, Nicasio fue envíado a prisión por una falsa denuncia. El denunciante no era otro que Fondado,  el jefe de la Falange de Durango. Una de las cosas de las que se le acusaba era haber sido el responsable de dinamitar todos los puentes que iban de Durango a Bilbao. Pasó dieciocho meses en lacárcel (Su hija Dominga recuerda Santoña y Larrinaga) para quedar, más tarde, libre sin juicio alguno.

Al salir de la cárcel la situación de Nicasio y su familia no era nada halagüeña: la casa requisada, la fábrica cerrada, bienes robados… Nicasió leyó que necesitaban un mecánico en una empresa de autobuses de Donistia y allá se fue.

Con el tiempo la familia fue recuperando parte de sus bienes. La casa (vaciada), máquinas de la empresa…